Comisión CEB´S

Las Comunidades Eclesiales de Base, están integradas por pocos miembros, que constituyen células vivas dentro de las comunidades parroquiales. Se caracterizan por ser originales, creativas y muy dinámicas. Motivadas por la fe, luchan día a día por mejores condiciones de vida, aspirando ser fieles a Dios, de acoger su presencia y responder al llamado de evangelizar y ser evangelizadas.

Animar y fortalecer la experiencia de las comunidades de base es su principal objetivo, para que, en su forma de ser Iglesia, como comunidad de comunidades, anuncien a Jesús como centro de la vida y fuente de trasformación social a través del acercamiento a los más vulnerables de la sociedad como extensión del Reino de Dios.

A lo largo del año, se realiza formación con temas de acuerdo a la realidad y encuentros con los coordinadores de las comunidades.

Comisión de Movimientos Sociales

Los laicos “Son fieles cristianos quienes, incorporados a Cristo por el bautismo, se integran en el Pueblo de Dios y, hechos partícipes a su modo por esta razón de la función sacerdotal, profética y real de Cristo, cada uno según su propia condición, son llamados a desempeñar la misión que Dios encomendó cumplir a la Iglesia en el mundo” (CIC, can. 204, 1; cf. LG 31).

 En nuestra diócesis encontramos diferentes grupos y movimientos laicales, quienes desde una espiritualidad laical buscan madurar en su fe y comprometerse para dar un mejor testimonio como segidores de Cristo en el mundo. Dentro de estos grupos y movimientos tenemos: Movimiento de Retiristas Parroquiales Juan XXIII, Legión de María, Renovación Carismática Católica, Matrimonios para Cristo, Cursillos de Cristiandad, Movimiento Neo-Catecumenal, Peregrinos de Schoenstatt.

Desde nuestra comisión buscamos dar un acompañamiento, dirección espiritual y formación a todos estos grupos y movimientos.

 

Comisión Familia

Coordinador: P. Vicente López

Como una de las líneas transversales en nuestro plan de pastoral, teniendo en cuenta la celebración de nuestro año Jubilar, cuyo lema es: “Somos una Familia para las Familias”, y acogiendo también al proyecto “Misión Familia” propuesto por la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, estamos comprometidos en acompañar a nuestras familias en sus diferentes realidades, llevando el Evangelio de Jesucristo quien nos invita a ser familias comunidades de vida y amor, teniendo como ejemplo  la familia de Nazareth.

Para esto, se ha elaborado un material que nos ayuda a comprender que la familia se enmarca dentro del proyecto de Dios, como una vocación para los hombres para su bien y felicidad. Este material se lo utiliza en diferentes charlas con padres de familia en la catequesis, reunión de movimientos, reunión de jóvenes, y misiones. Además, se realizan encuentros por vicarias para la formación de parejas líderes, y finalmente un gran encuentro diocesano donde participan en una convivencia alrededor de mil familias.

 

 

Pastoral Juvenil

Coordinador: P. Julián Delgado

Los jóvenes y su acompañamiento en la Iglesia, siempre ha sido algo prioritario y esto ha sido ratificado en las diferentes Conferencias del Episcopado Latinoamericano y del Caribe: Medellín (1968), Puebla (1975), Santo Domingo (1992) y Aparecida (2007).

En octubre del 2018, en Roma, se realiza el Sínodo sobre los jóvenes, fruto de esto el Papa Francisco nos regala la encíclica: CRISTO VIVE, en la que nos llama a ser corresponsables en este caminar de los jóvenes al encuentro con Cristo Vivo y hacer una opción real y preferencial por ellos cuando nos recuerda: “la pastoral juvenil implica dos grandes líneas de acción: la primera involucra la búsqueda, la convocatoria, el llamado que atraiga a nuevos jóvenes a la experiencia del Señor, y, la segunda el crecimiento, el desarrollo de un camino de maduración de los que ya han hecho esa experiencia.” (Christus vivit n° 209).

Como Pastoral Juvenil las actividades que realizamos en el acompañamiento de nuestros jóvenes son: talleres de formación de líderes y animadores a nivel diocesano, encuentros de formación e integración, campamentos por vicarias, Jornada Juvenil Diocesana, Asamblea Diocesana, y participación en los encuentros zonales y nacionales.

¡Que no tengamos miedo de acompañar a los jóvenes en su caminar!